Imprimir

Diferencias entre Steel Framing y viviendas prefabricadas

El sistema Steel Framing ha sido declarado a principios de este año como un sistema de construcción tradicional. Esta nueva condición del sistema constructivo puede verse reflejada en la publicación de la Resolución 5-E en el Boletín Oficial:

https://www.boletinoficial.gob.ar/#!DetalleNorma/178329/20180201

Si bien la resolución refiere a “Sistema de Construcción con Estructura de Perfiles Conformados en Frio de Chapa Cincada” esta descripción debe asimilarse al nombre del sistema en inglés, que es como todos lo conocemos: “Steel Framing” o “Steel Frame”.

Este nuevo escenario es auspicioso y altamente positivo, dado que liberó a los profesionales de la necesidad de presentar un CAT (Certificado de Aptitud Técnica) para cada obra, pública o privada,  certificado que era exigido en algunos  municipios y  barrios cerrados. Es decir, al ser tradicional, toda obra en Steel Framing está exenta de la presentación de dicho certificado.

Pero al mismo tiempo, esta liberación ha dado lugar a empresas constructoras que, aduciendo construir con Steel Framing, ofrecen viviendas prefabricadas de calidad cuestionable, y se amparan en la declaración del sistema como tradicional para no tramitar un certificado de aptitud técnica propio.

Es fundamental, entonces, tener claros algunos conceptos que nos ayuden a la hora de decidir la adquisición de una vivienda:

 

Una vivienda prefabricada no es necesariamente una vivienda en Steel Framing. Por supuesto que el Steel Framing permite el pre-armado de algunos de sus componentes, tanto en taller como obra. El caso más habitual, por ejemplo, es el armado de los paneles (o esqueleto) de perfiles, lo que acelera drásticamente los tiempos de construcción.  
Pero esto no implica que esta construcción no haya pasado antes por un proceso de cálculo estructural de acuerdo a reglamentos nacionales, y por el cuál deberían pasar todas las construcciones, húmedas o secas, en el que se debe haber tenido en cuenta no sólo el diseño en sí, sino también las cargas que recibirá su estructura según la condición de viento, sismo y/o nieve del lugar donde vaya a estar emplazada.  Esto validará el espesor, cantidad y tipo de perfiles que formarán parte de la estructura o esqueleto, tanto de paredes como de techos.
En contraposición, una vivienda prefabricada no está calculada de acuerdo a estos parámetros, y será la misma siempre, independientemente de si está montada en una zona sísmica, de viento o nieve, cuestiones fundamentales a la hora de garantizar durabilidad y seguridad. Se debe tener en cuenta que ninguna construcción en nuestro país está exenta del efecto del viento.

Una vivienda prefabricada es un bien mueble, y por lo tanto no es hipotecable. Es imposible levantar una vivienda en Steel Framing y trasladarla a otro lugar sin dañarla casi en su totalidad, ya que el cálculo estructural tendrá en cuenta también los elementos mediantes los cuales la vivienda se vincula a la platea de fundación para transmitir las cargas a la misma. Asimismo, los materiales que componen una vivienda de Steel Framing son “solidarios” entre sí, es decir, serán instalados como parte de un todo y no como parte de paredes “independientes”.
Una vivienda prefabricada, por el contrario, puede trasladarse, por lo que lógicamente no será considerada para créditos hipotecarios.

La calidad y normalización de los materiales hace la diferencia. La construcción en Steel Framing (sistema ABIERTO y TRADICIONAL) implica que los perfiles que conformarán su estructura deberán estar normalizados y certificados bajo Norma IRAM IAS U 500-205. Asimismo cada uno de los materiales intervinientes (placas de yeso, aislaciones, tornillos, anclajes, barreras, placas exteriores) también debe estar fabricado bajo norma, ya sea IRAM o normas internacionales de calidad.
Estas regulaciones funcionan como un paraguas de contención a través del cual el futuro usuario puede garantizarse la calidad y durabilidad.
Las viviendas prefabricadas no siempre se construyen con materiales fabricados bajo Norma y, de hacerlo, no siempre son usados conforme a las indicaciones y limitantes técnicas que dicha Norma regule. Lo mismo puede suceder con las malas ejecuciones del sistema Steel Framing, por lo que debajo de esta nota brindamos algunas claves a tener en cuenta a la hora de construir con este sistema.

El confort térmico del Steel Framing no es equiparable al de una vivienda prefabricada. Existen en nuestro país leyes y reglamentaciones que obligan a que todos los muros exteriores de viviendas nuevas cumplan con requisitos de acondicionamiento térmico. Para alcanzarlos, el sistema Steel Framing se vale de la posibilidad de no estar atado a un modelo cerrado de construcción, como sí lo están generalmente las viviendas prefabricadas. Al ser un sistema “en capas” se puede mejorar el espesor de los materiales aislantes para poder lograr que la vivienda brinde confort climático tanto en invierno como en verano, sin necesidad de abusar de sistemas de calefacción o refrigeración, con el consiguiente ahorro en facturas de gas y suministro eléctrico.

Los sistemas cerrados y los sistemas abiertos. Con Steel Framing se puede hacer todo tipo de diseño y al ser un sistema ABIERTO se pueden contar con distintos proveedores (fabricantes) de materiales en todo el país. Esto le ha valido, luego de largos años de espera, ser considerado hoy como un sistema TRADICIONAL.
Existen otros sistemas constructivos, dentro de los cuales se enmarcan los sistemas de viviendas prefabricadas que son CERRADOS. Es decir, viviendas que pertenecen a un catálogo, a veces amplio y otras veces no tanto, dentro del cual el comprador elige un modelo terminado que, como vimos anteriormente, no siempre contemplará las exigencias climáticas de la zona en la cual se montará ni estará calculado bajo reglamento.
Por otra parte, cualquier profesional idóneo y capacitado puede construir con Steel Framing, ya que su tecnología es de uso libre y no le pertenece a una empresa en particular. Los sistemas cerrados, en cambio, poseen una tecnología que fue concebida para ser comercializada únicamente por la empresa que la desarrolló.
Por esa razón, todo sistema en seco que cumpla con estas características de sistema CERRADO debería tener un certificado de aptitud técnica propio y, por lo tanto, no es alcanzado por la Resolución anteriormente mencionada que declara al Steel Framing como sistema tradicional.

¿Qué cosas debo tener en cuenta a la hora de contratar una construcción en Steel Framing?

1) Celebrar siempre un contrato donde queden establecidos los plazos de obra y una memoria descriptiva con los materiales a utilizar.

2) Exigir siempre un cálculo estructural, que verifique las secciones, largo y espesor de los perfiles a utilizar de acuerdo con las cargas  que recibirá.

3) Los perfiles deben cumplir siempre con la norma IRAM IAS U  500-205, que es la que delimita la calidad de los perfiles para este sistema. En el sistema Steel Framing, los PGC que  conforman paneles portantes (que reciben cargas externas)  deben tener una dimensión mínima de alma de 90 mm, y  espesor mínimo 0,94 mm, independientemente que tengan vanos  o no. La certificación de la norma de perfiles se imprime mediante un sello visible en cada perfil, por lo que es muy fácil distinguir un perfil certificado de uno que no lo está.

4) Aislar siempre los muros exteriores con aislación térmica, para propiciar el acondicionamiento interior de la vivienda. La aislación no es una opción, sino un elemento fundamental de la vivienda.

5) Durante la construcción, corroborar que el sistema se encuentre rigidizado (la rigidización de un panel también es arrojada por el cálculo estructural), ya sea por placas de OSB o fenólico  o por flejes diagonales (cruces de San Andrés).

6) Verificar que en los planos de montaje (que son imprescindibles) se encuentren indicados el tipo y ubicación de anclajes y sus conectores. Una vivienda no puede estar fijada a la fundación mediante tarugos, por más cantidad que se coloquen.

7) Visitar o consultar otras viviendas o construcciones de la empresa constructora que se está contratando.

8) Consultar al INCOSE en caso existan dudas sobre cualquiera de los puntos mencionados en esta nota.